EL GORDO LUIS

Compartir esta nota:

ESPERA SU PRIMERA GRABACIÓN Y PRIMER VIDEO DESPUÉS DEL ACV

En plena pandemia, El Gordo Luis estuvo al borde de la muerte.

El cantante sufrió dos ACV. Para un médico, debía estar contento por seguir con vida, pero debía olvidarse de su carrera artística.

Sin embargo, poco menos de dos años después, le cuenta a MDT con alegría que espera ansioso la edición de su nueva grabación y del video que acompañará el lanzamiento de este tema.

Con su fortaleza interior, El Gordo Luis logró dar vuelta el negativo pronóstico de aquel médico que lo atendió.

-El 14 de agosto 2021 sufrí el primer ACV y el 28 del mismo mes el segundo- relató el cantante.

-Pensé que era el final. Unos días después, yo estaba sentado en una silla de ruedas, destruido física y anímicamente, y el médico que me atendió me dijo que sería totalmente sincero.

-Lo que me dijo fue que no volvería a caminar y mucho menos cantar.
-Te imaginarás todo lo doloroso y terrible que fueron esos días para mí. Una etapa oscura. Hubo días en los que pensé que ya todo estaba perdido para mí. Pero hubo gente a mi lado que me apoyó, que me alentó, que me dio las fuerzas necesarias para afrontar la rehabilitación con ilusiones.

-Yen un momento, ese fue mi verdadero desafío: recuperarme lo mejor posible, volver a caminar, volver a cantar…

-Comencé a rehabilitarme. Hasta que llegué a tener la fuerza y las ganas para apelar a las técnicas que aprendí en las clases de canto. Y cada minúsculo gesto positivo nuevo era un logro enorme. Fui subiendo la montaña piedrita a piedrita.

-Y acá estoy…¡Volví a cantar!

-También empecé a caminar cada vez con mayor seguridad. Hoy en día ya lo hago sin bastón. ¡No te imaginás lo que eso significa después de todo lo que pasé!

-Voy despacio, pero firme. Mi confianza crece día a día. Me siento ilusionado con todo lo que vendrá.

-Un día recibí una buena noticia. Marcos Camino Junior me invitó a grabar mi éxito “Los infieles” junto a su banda.

-¿Qué sentí? Mucho orgullo, una gran alegría, y también mucho miedo. Temía fallarles. Me asustaba no poder grabar porque, si bien avanzaba y estaba cada vez más seguro, aún no estaba como antes. Si me ponía nervioso, se me trababan las palabras.

-Hasta que finalmente me decidí y acepté. El día de la grabación fui con mi manager y con mi hijo Gonzalo Uriel, que es un gran cantante y de muchísima ayuda para mí. Ellos fueron mi fortaleza, mi apoyo, mi energía cuando entré a la pecera y enfrenté mis mayores temores.

-Por suerte, todo salió muy bien con esa grabación y también con el video que hicimos para acompañar el lanzamiento de la canción.

-Ahora estoy ansioso por conocer las reacciones de la gente, por descubrir qué piensan de este trabajo, el primero que grabé después de lo que me pasó.


Compartir esta nota: